Grupo Red

Redactores en vía de extinción

¿La labor de los redactores está en peligro con las inteligencias artificiales (IA)? 

El auge de las nuevas tecnologías ha llegado a impactar el mundo profesional, es por eso, en medio de los grandes cambios que se han experimentado y con el desarrollo del cine, con películas completas como The Terminator (1984), dirigida por James Camerón; I.A. Inteligencia artificial (2001), de Stephen Spelberg, Wall-e (2010), de Andrew Stanton, y Transcendence (2014), de Wally Pfister, ha estado rondando una pregunta que salió de la ciencia ficción: ¿seremos reemplazados por inteligencias artificiales? 

Estas realidades plasmadas en la ciencia ficción desde los años 80 están más cerca que nunca. 

En medio de una de las más grandes huelgas de Hollywood desde 1980, la Inteligencia artificial tomó gran relevancia, pues la apuesta por la reducción de costos que se ha generado la sobre demanda de producciones especialmente en plataformas de streaming, motivando a actores, directores y guionistas a reforzar las reglas del juego para evitar la precarización laboral de estos profesionales de los cuales depende gran parte del éxito de muchos de los proyectos audiovisuales más relevantes de la actualidad, y ser reemplazados por algoritmos que se basan en los resultados de su trabajo de años. 

via GIPHY

Según Ramón López, en la revista Novática del año de 2015, el objetivo de la IA es que las máquinas tenga una inteligencia similar a la humana, desde su propósito más ambicioso «lograr darle respuesta a los grandes dilemas de la vida, en medio del afán por emular las acciones del cerebro humano, por complejos sistemas de engranajes o sistemas complejos». 

Una visión de la que se tenía en su momento sobre la inteligencia artificial se puede ver contrastados en su perspectiva del futuro de estos desarrollos, la exploración de una gran cantidad de datos procesados por medio de hardware, para la detección de patrones; la realización de inferencias, y el aprendizaje por medio de modelos probabilísticos. 

Idea que hoy podemos evidenciar en IA conversacional que combinan tecnologías como el Procesamiento del Lenguaje Natural (PLN) y aprendizaje automático con software tradicionales entre ellos chatbots, asistentes de voz o sistemas de reconocimiento de voz, para ayudar a los usuarios a través de una interfaz hablada o escrita como: Chat Google Bard, Youchat y Blom, entre otras. (Ramírez, L 2023).

En el ámbito del periodismo, un estudio de María Ufarte identificó qué sobre la autoría de las piezas elaboradas mediante IA, la mayor parte de los expertos considera que el autor es el medio de comunicación que lo publica (90 %) y el periodista que firma la pieza (si está firmada) (90 %). 

Para un 70 %, la autoría también es de la persona que determina el tema y los parámetros de búsqueda de información. El 80 % considera, igualmente, que el principal responsable es el editor que lo publica. Por otro lado, los expertos entienden, por unanimidad, que es necesario indicar con claridad las noticias que han sido realizadas por robots. 

Entre la información que sostienen que debe aparecer junto a una pieza periodística elaborada por un robot se encuentran los criterios de selección de fuentes, los de elaboración (unanimidad), los de publicación/difusión (70 %), la persona que ha revisado el texto (70 %). (Pérez, L. C. 2022). 

Las personas que se dedican a escribir son unos de los que se ven más en peligro ante esta nueva tendencia, pues más allá de la competencia y los bloqueos mentales, ahora una tecnología tiene la capacidad de brindar textos en segundos por medio de funciones matemáticas, fórmulas y tendencias, además de la difusión en medios, y plataformas de educación virtual como Platzy, Udemy e instituciones como la Universidad Sergio Árboleda, en Colombia, entre otras. 

Unos de los logros más importantes de ChatGPT en la actualidad fueron: pasar un examen de licencia médica de Estados Unidos; lograr un posgrado MBA en la Universidad de Wharton y convertirse en abogado en una escuela de negocios. Además, de manera local, se le pidió a una inteligencia realizar un ensayo sobre psicología del color, logrando grandes descubrimientos. (Politécnico Gran Colombiano, 2023). 

Estas tecnologías a su vez han generado grandes alertas a nivel mundial, pues mismo creador de ChatGPT, Sam Altman, manifestó que en caso de que en la Unión Europea se establezcan leyes que sean “demasiado autoritarias, prefiere dejar de operar”, frente al desarrollo de reglamentaciones más duras a este tipo de IA, al limitar las últimas versiones de la plataforma en el territorio europeo. 

En medio de este desarrollo en ámbito publicitario y de social media también se está viendo afectado, pues en algunos videos de TikTok, mencionan como, gracias a la inteligencia artificial se pueden generar planes de contenido en minutos. Una idea que las empresas pueden tomar erróneamente, sobre todo en la labor que realizan los Social Media Manager y Community Manager (CM), debido a que podrían ser reemplazados por esta tecnología, para reducir sus presupuestos.

Si bien el trabajo del CM es una profesión con menos de 20 años de existencia, nace a partir de las necesidades de las marcas por tener un mayor impacto en sus comunidades, en redes sociales, la mayor parte de su labor es la creación de redacción de publicaciones que generen una impresión en las personas. 

La denominación de Community Manager se podría traducir como gestor de comunidades en línea, sean estas específicas (en una red social especializada, por ejemplo) o globales (todo el conjunto de plataformas sociales de interés para los objetivos corporativos). 

Se trata de un perfil que adopta una posición intermedia entre la empresa y los consumidores, por lo que es mucho más que un mero portavoz empresarial en un nuevo medio. En vez de limitarse a tratar de hacer saber a las personas lo que ofrece la compañía a la que representa, al mismo tiempo intenta defender ante dicha empresa a esos posibles compradores. Podríamos decir que es una especie de mediador digital, alguien que transforma la relación empresa-consumidor-empresa haciendo de intermediario entre las partes.

Los avances tecnológicos como oportunidades 

El desarrollo tecnológico siempre será inevitable y la misma historia nos lo ha demostrado. Sin ir tan lejos, nos encontramos el “Fordismo” el sistema de producción en cadena de automóviles de Henry Ford, que generó grandes cambios en la forma de producir productos, estandarizando materiales, mano de obra y diseño, al menor costo posible, por medio de un proceso productivo planeado. (Román R. 2002) 

Esta evolución que más allá de limitar puestos de trabajo, abrió la puerta a nuevas formas de producción con mayor eficiencia y generando a su vez mejores oportunidades para los trabajadores de la época. 

Por otro lado, en la industria musical se evidencia cómo la tecnología es un factor fundamental en el desarrollo de las profesiones, con la implementación de autotune, un software que arregla los errores vocales de los artistas y que en la actualidad es un recurso muy valioso para géneros musicales entre ellas el trap, reguetón, pop y electrónica; esto sin afectar la carrera de cantantes, que ahora tienen la opción de crear por medio de estos avances y el acompañamiento de productores que cuentan con una mayor importancia, hoy en día. 

Retomando un poco de la historia del autotune nos remitimos a 1998, cuando la cantante Cher lanzó en la versión de estudio su canción “Believe”, una nueva forma de mostrar su

arte con un estilo innovador y bastante robótico, que en la época también generó debate en la industria de la música (Ramiréz A. 2021) y hoy más de 20 años después se convirtió en un elemento fundamental en el sector. 

Y en medio de este escenario, ¿los redactores serán reemplazados? 

Volvamos al cine: en Charlie y la Fábrica de Chocolates, una parte de la película estaba desarrollada cuando el papá del protagonista perdió su empleo por una máquina, pero en el último acto se vio como no solo pudo volver a trabajar, al desarrollar una nueva labor que era darle mantenimiento a el robot utilizado para el trabajo que en el pasado hacía. Si en este punto los redactores tienen la oportunidad de dejar de tapar las cremas dentales, para ahora estar supervisando las máquinas que lo hacen, tendrán más tiempo para innovar en su profesión. 

via GIPHY

Estamos en un momento donde los redactores periodísticos, publicitarios y editoriales, entre otros, tienen la posibilidad de acceder a una innovación en el desarrollo y oportunidades de automatización de su trabajo; tareas que pueden ser tediosas y tomar más tiempo que se puede aprovechar con apoyo de plataformas de inteligencia artificial, todo esto en ambientes que ayudan a optimizar y disminuir el margen de revisión. 

Igualmente, podrán desarrollar nuevas investigaciones o propuestas que potencien su desarrollo personal y profesional, mientras dejan que las inteligencias artificiales dinamicen el impacto de su labor y, por último, ayudan a sobrepasar bloqueos mentales que son naturales en el ser humano. 

En conclusión, existe una oportunidad en la optimización de trabajo de profesionales en redacción sin depender 100 % de la tecnología y aplicando un desarrollo ético a nivel profesional, abriendo las puertas a nuevos redactores, mientras se genera una evolución en ellos con la asistencia de inteligencias artificiales. 

Adicional a lo anterior, es importante generar un margen diferencial más amplio, pues a nivel estratégico en temas de SEO, muchas veces se sacrifica la calidad por cantidad y educar a los clientes será un factor de éxito para poder brindar mejores soluciones desde la redacción a diferentes profesionales.

Edwin Castiblanco.